Paraje Natural de Poblet

print pdf

El Paraje Natural de Poblet, situado a los términos municipales de Vimbodí i Poblet y de l'Espluga de Francolí, al sur de la comarca, forma parte de las Montañas de Prades. El relieve es montañoso y la altitud máxima es Tossal de la Baltasana, con 1.201m. No obstante, la parte norte, alrededor del Monasterio de Poblet, es más llana y está ocupada por cultivos, sobre todo de viña.

Los principales barrancos que transcurren por el Paraje forman parte de la cabecera del río Francolí. De lo contrario, hay que destacar las numerosas fuentes que brotan de el interior del macizo. Un primer grupo de fuentes se localizan a las partes altas, justo cuando hay el contacto entre las calizas y las rocas arcillosas. En este grupo encontramos fuentes tan popularmente conocidas como la fuente del Deport, de los Boixets, de les Tres Virtuts...

Un segundo grupo de fuentes surgen en las partes más bajas del Paraje, junto a la falla de Poblet, las pizarras retienen el agua infiltrada, conjuntamente con los sedimentos de la llanura donde se almacena el agua que proviene del macizo. En este sector hay el origen, entre otros, de la fuente de Nerola o de las fuentes con sabor a hierro y magnesio, como la del Abad Siscar, justo a los pies de la carretera de las Masies.

Se evidencia, pues, una diversidad geológica, marcada por la falla de Poblet que atraviesa el Paraje en dirección este-oeste, y que se puede observar en diferentes puntos. Así pues, desde las partes más altas, encontramos el risco formado por calizas y donde se encuentra el mirador de la Pena. Sustentada sobre materiales rojizos, los conglomerados se pueden ver por el camino que baja de la casa forestal de la Pena hasta el pozo de hielo. Por debajo de estos materiales, y con una edad mucho más antigua, se encuentran las pizarras, presentes en muchos puntos del Paraje, pero pocos afloramientos lo evidencian tanto como lo hace el sendero del Mata-rucs. También por debajo de estos materiales, encontramos las rocas graníticas, muy fáciles de reconocer en el valle de Castellfollit, sobre todo al atardecer, cuando los granitos del majestuoso Roc Ponent se llenan de tonalidades cobrizas procedentes de los rayos del sol. Finalmente a los pies del macizo, cerca del Monasterio de Poblet y los viñedos, hay depositados los materiales más modernos, como por ejemplo las arcillas, margas, areniscas y conglomerados debido a la formación de la cuenca del Ebro.

Por el que hace la flora y fauna del Paraje, hay que destacar la gran diversidad de comunidades vegetales propias de ambientes forestales como por ejemplo el encinar litoral, de las partes más bajas, o la encina montañosa, comunidad que presenta un cierto dominio sobre las otras. También hay que destacar la robleda de roble pubescente, en lo alto de la zona más umbría de la Pena; la robleda de roble melojo en la parte más oriental, al límite con Prades; la tejeda, la cual a pesar de ser de origen eurosiberiano todavía hay varios puntos sombríos donde se desarrolla y, finalmente, hay que destacar los pinares secundarios, resultado de plantaciones realizadas a inicios del siglo XX, mayoritariamente de pino marino, pero también encontramos ambientes con ancestros individuos de pino rojo o, hacia la llanura, pinares de de pino blanco.

Desde el año 2012 para poder recoger setas en el Paraje Natural de Poblet hay que disponer de una autorización, que puede ser por temporada o bien por sólo un día.

La mayoría de especies faunísticas son típicamente mediterráneas, pero ciertas particularidades orográficas han propiciado la presencia de algunas especies de interés, como es ahora la musaraña enana, el murciélago de herradura mediterránea, el trepador azul, el águila perdiguera, el ciervo volante o la salamandra, entre otros. Para proteger estos grupos de especies, se hizo la declaración de Refugio de Fauna Salvaje, y se ha regulado la escalada para disminuir la afectación de especies nidificantes en determinados puntos del Paraje.

Finalmente, hay que destacar el patrimonio cultural y arquitectónico que encontramos al bosque de Poblet, especialmente el Monasterio de Poblet, los diversos pozos de hielo repartidos por el Paraje y las casas forestales, antiguas granjas de los cistercienses.

Por otro lado, con el objetivo de velar por la conservación de diversos valores naturales y culturales y a la vez disfrutar de todo el que ofrece el bosque de Poblet, ciertas actividades de ocio están reguladas, así como la circulación motorizada. En este sentido, hay a disposición de los visitantes, varios equipamientos y servicios, información y señalización sobre itinerarios para hacer a pie, rutas en BTT, una oferta de actividades interpretativas, tanto entre semana como los fines de semana, y otras actividades más lúdicas destinadas a diferentes públicos.

 Mapa guia del Paraje Natural de Poblet

 

 

Menu

Menú principal

Formulario de búsqueda